04 diciembre 2007

Grandes y pequeños - Día 7

Por la mañana, un nuevo buffet de desayuno y camino Punta Arenas por esas largas y solitarias carreteras de la Patagonia.

La bessona se puso al mando del Ferrari, y le dió caña ya sin ripio para poder llegar a ver los pingüinos sin perder el avión hacia Puerto Montt.












¿Y lo conseguimos? Pues va a ser que sí. Logramos un margen para una visita de casi una hora a otros pingüinos, compensando los que no pudimos ver en las islas (si es que yo con las islas tengo alguna cosilla atragantada). Además, es lunes, toca Brafa y ya me veia ahí echando unos toques ...
Si es que me parece veros:

Aquí saliendo al campo















Aquí haciendo los estiramientos finales....


Os echo de menos, niños!!!











El final de nuestro Ferrari de la Patagonía nos puso tristes en su despedida, pero alegres de lo barato que nos salió (ese espíritu catalán) y de que lo dejamos casi igual de como nos lo dieron, al borde del abandono.
Después, la aventura del día (bessona dixit) fue la del avión, especialmente en el despegue desde Punta Arenas. Si consultais en la wikipedia lo que dice del aeropuerto, habla de los fuertes vientos... A fe que ya sopla cuando vas a pie, pues lo que ha sido el despegar hoy del aeropuerto, parece que el viento se lo ha puesto dificil al piloto. Al final, solo un par de atracciones rollo Port Aventura y paciencia y serenidad en despegues y aterrizajes en la zona.
La calma llegó en Puerto Montt, ni el frío ni mucho menos el viento de la Patagonía. Pero no todo puede ser ideal. La ciudad (y lo escribo rápido para que no me lean aquí) no es de las más maravillosas de Chile, aunque seamos capaces de sacar fotos como la que sigue.

Pero, que quereis que os diga. Yo le he pillado cariño, porque me recuerda a mi LH, como lugar de paso en el que también se pueden encontrar imágenes espectaculares, del que lo primero y más fácil es hablar mal, pero que en algunas de nuestras cosas, nadie puede con nosotros.









Pongamos un ejemplo friki del día: De momento, ninguna ciudad en Chile ha superado a una joya, que muy pronto incluiremos en el mapsack, gracias a una de las especialidades que hemos probado: La Pichanga!!!


Que nadie se asuste; que el plato era para dos personas ....












PD: Y de las cervezas, ya hablaremos otro día en plan monográfico....

4 comentarios:

ojalancia dijo...

¡¡Yo soy el segundo por la izquierda!! :-p

Atticus dijo...

Pichanga suena al atuendo que vestía Borat... y que fuera para dos personas no impide que me asuste con ese nombre! ¡Ya nos prepararás una a la vuelta! (por lo que se ve en la foto, hacen falta huevos... ¿hay?:-p)

Atticus dijo...

¡Y pimientos!

Artane dijo...

No veo a Alfonso estirando