05 diciembre 2007

Chiloé Tours - Día 8

La duda que ayer se nos planteaba sobre el día de hoy la tuvimos que resolver en cuestión de minutos. Opción de agarrar auto y darnos un garbeo por Chiloé en plan aventura total, o tomar un transporte público hasta la capital de la isla (Castro) o simplemente apuntarnos a uno de esos tours de un día que te llevan en volandas.

La última opción nos pareció más productiva a nivel de visitar y conocer un poco la isla más grande de Chile, superando a Tierra del Fuego, y cuna de bastantes tortazos entre chilenos, españoles y holandeses por nombrar a los actores principales. Si hiciéramos una introducción histórica convendríamos en que, de entrada, nos dejan malparados, aunque siempre aprendes que no todos los palos los tienen que llevar los conquistadores-invasores...

En fin, que nos metimos en un minibus que se rompió a los pocos km. (mi efecto islas sigue bien vivo) y el segundo con el que viajamos a los pocos kms. pilla un coche que lo adelanta y le agrieta el parabrisas... Por suerte, en poca escala y nos permite viajar sin más complicaciones.

Entramos en Chiloé en un barco transbordador, y empezamos la visita en Ancoud, villa con fuerte hecho por los españoles para defenderse de los corsarios, piratas subvencionados por unos cuantos países más al norte que el nuestro para llevarse lo que pillábamos por las américas.
Toda la isla y alrededores están infestadas de bahías, fiordos y lugares donde esconder barcos y poblaciones, con un mar tranquilo y apacible cuando no van mal dadas.




La capital, Castro, se halla unos cuantos kms. al sur, y se caracteriza por los palafitos, casas que en lugar de patio detrás tienen su propio "muelle" para dejar el barquito de pesca. Miedo me da cuando el turismo entre en esta zona a lo grande y empiece a tomar al asalto estás casas y convertirlas en Bungalows modelo Malibú Chile Beach Resort. Que tiemblen entonces y no cuando los corsarios...

En uno de esos nos ha tocado comer. Ya no os pongo el plato para no especializar el blog en platos chilenos, pero también el curanto merce ser mencionado. Lo hemos compartido con la bessona, aún recuperándose del plato de ayer, para evitar actos de gula o de pena por dejar algún marisco o carne del plato.

Y por la tarde, antes de volver a Puerto Montt, visita a la Iglesia de Castro, Patrimonio de la Humanidad impresionante a nuestra vista. Toda de madera, en un estado de conservación espectacular y con rincones como el de la imagen. Por lo visto hay unas cuantas más Patrimoniadas en la isla, incluso una de ellas completamente de madera (ni clavos dicen que hay puestos).






Y terminamos mostrando por vez primera al siempre presente en nuestros viajes, ya fotografíado en las Torres, pero oculto en la red de este viaje hasta hoy.

Igor sigue viajando por el mundo, hoy fotografiado en Ancoud, Isla de Chiloé, Chile, y lo hemos visto meditando la posibilidad de viajar sin nosotros en próximas aventuras.

Había oído sobre un colega que le había servido de inspiración, Amelies aparte, y no sabemos si lo hará, pero igual solicita blog propio y viajentes que le acompañen.... ¿Lo conseguirá? No me extrañaría que aparecieran voluntarios.

Nunca digas...



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a vosotros estoy descubriendo un Chile que se aleja mucho de los esterotipos y que es mucho más que los nitratos, Zamorano, Te recuerdo Amanda, Neruda, Allende, Pinochet, la polla (lotería), los huevones (imbéciles) y tomar el taxi (en lugar de cogerlo).Me está encantando el viaje, la primera foto del viajero Joan, el desenfoque del osito y las fotos luminosas y la prosa fluida.¡Hasta pronto!

Anónimo Juanan

Anónimo dijo...

Parella de besons,

Estic disfrutant molt amb el vostre viatge, fins avui no m'havia pogut connectar, però segur que a partir d'ara us segueixo al dia.

Me n'alegro molt que el disfruteu també.

Per cert, Glòria, espero que no abandonis el cafè... veig molt menjar i cervesa però no cafè...No me abandones, eh... (Cafè dixit).

M'encanta que us surti la vena "catalana" de l'estalvi... em sento més acompanyada ;-))

Les fotos, impressionants!!!

Molts petons i fins la propera.

Magda

PS: Per cert, Joan, en Bio em diu que et "comuniqui" que l'Espanyol no va guanyar...el Barça tampoc...
-

Anónimo dijo...

A aquelles hores de la madrugada no crec que fos la cançó "Tavelling shoes" dels Simple Minds que sonés, però l'alegria de la conexió en directe va valer milers de Don't you's.


God gave me travelling shoes,
God gave me the wanderer’s eye,
God gave me a few gold coins
to help me to the other side.
Looked around and said:
“be careful how the small things grow”.
God gave me travelling shoes
and I knew that it was time to go.

Sent in the ship at night
to take me to the hidden port.
Found me the key at last
to open up the prison doors.
Brought down the blackbird’s wings,
gifted me with beggar’s eyes.
Sent in the jackals
to tell me I should say bye, bye, bye.

I’m home, home, home, home, home.
And I’m home, home, home, home, home.
But I’m miles, miles, miles, miles and miles away.
Where can I hide?

God gave me one last chance,
gave me one last reprieve.
Jah gave me hunger,
gave me the air to breathe.
Gave me one suitcase,
gave me one last goodbye.
Gave me travelling shoes,
without them I would surely die, die, die.

Home, home, home, home, home.
Home, home, home, home, home.
And I’m miles, miles, miles, miles and miles away.
Miles, miles, miles, miles and miles away.
Where do I go?
Oh, where can I hide?

Home, home, home, home, home.
And I’m home, home, home, home, home.
And I’m miles away, miles away, and I’m miles away.

Arquitectura de Chiloé dijo...

:)hey visiten mi blog de chiloé, exposiciones, seminarios y fotos.