11 julio 2006

Just a national team

Ahora que todo el mundo habla y no para del mundial, y tras haber leído y escuchado comentarios de todo un poco, yo me quedo con el comentario de Martí Perarnau en su blog: Hemos olvidado que el fútbol es un deporte colectivo...



Hasta a mi me lo hacen olvidar. Uno que siempre ha jugado de Gatusso, o de Materazzi, o de Cannavaro... (Nota: Obsérvese que pongo de y no como, que más quisiera ...) Hay pocos deportes donde un colectivo bien plantado es capaz de ganar a cualquiera, o ser simplemente el mejor equipo del mundo. Tanto nos hemos reído del Madrid galáctico o del Barça triomfant de Núñez, y ahora pretendemos que Brasil sea campeón del mundo por decreto, porque tiene a Ronaldinho, o a Ronaldo, o a Kaká ... Pues Italia tiene a 6 de los mejores jugadores que juegan de defensa en el mundo: Buffon para casi todo, Zambrotta y Grosso defienden y atacan y marcan goles, Cannavaro y Materazi tres cuartos de lo mismo; y Gattuso no mete goles, pero llega a tapar donde nadie más llega. Y eso ya es medio equipo, que además de ser superior defensivamente al resto, tiene una defensa que también tiene arrestos para decidir partidos o tandas de penalties. Y no practicaron en exceso (al menos hasta donde yo vi) un futbol galáctico, donde el balón nunca baja a ras de hierba. Y eso no lo he visto en ningún equipo más. Y creo que por eso han ganado. Han sido un equipo dentro del campo (donde yo los he visto) y me imagino que también fuera.

Ya nos vendrán los anuncios en que hacemos equipos con los cromos, pero los cromos no ganan los partidos. Tal vez somos demasiado aficionados a jugar con Ligas Fantásticas, PlayStations o PCFútbols, donde los once más caros son los que ganan. Tal vez se nos cae la baba viendo anuncios en la tele con maravillas con el balón y creemos que con eso se gana un mundial. Pues va a ser que no. Cuando el mundo del fútbol está tan igualado, hay otros factores clave que decantan.

Las aventuras como entrenador de futbol base te enseñan a trabajar los otros aspectos del fútbol, aquellos que no son el darle el balón al más grande, o al más bueno, o al más alto y que él decida. Básicamente porque puede que no tengas en tu equipo al más de nada. Esas enseñanzas pueden hacer válidos a muchos niños para acabar compitiendo de modo más que decente sin ser una estrella mediática con el balón en los pies. Tal vez la aplicación de conceptos colectivos, una táctica bien trabajada, un espíritu de sacrificio y de solidaridad, pueden llevar a cualquier futbolista y por extensión, a cualquier equipo, a alcanzar cotas que nadie hubiera imaginado en un principio. Son cosas que igual la televisión no nos permite ver del todo. Al menos a mi, que creo que no hay nada como ver a un equipo en toda la extensión del campo para darse más cuenta de lo que aplican cuando juegan. A veces la pequeña pantalla se nos queda pequeña y no abarca todo lo que desearíamos abarcara. Y si encima nos hablan de si Salinas dejaría salir a su hija con el “Metesacker”... Seguro que sólo por las hijas que algunos padres han permitido que salgan con Julito, la respuesta debería ser “Poz zí”.

Como hubiera dicho Mario Olivetti (de sangre italiana, tal vez?), “Y esta es la grandeza del fútbol”.

3 comentarios:

frattwocat dijo...

Forza Italia!!

Atticus dijo...

Como lo importante es el juego colectivo, uno, que es modesto, deja siempre a los demás ese aspecto. Y encima hay quien se queja... :-p

Lo dicho, forza Italia: lucha y talento no tienen porqué estar reñidos.

Charlie dijo...

Forza Italia.
Collina gallina.