20 diciembre 2009

Si quieres encontrarme, ya sabes donde estoy

No cabe decir donde me vais a encontrar cuando Sabina decide pasarse por alguna ciudad de al lado y las circunstancias nos permitan la asistencia. Asistencia y buena compañía, de "viejas rockeras" de cuando todos éramos más jovenes y "viejas rockeras" bien halladas por caminos, carreteras, o toreando con el bolso a los tranvías.

Sí, puristas, que ya no es lo que era, pero primero me miro a mi y me digo "Ni yo tampoco, qué carajo!!". Así que estirando fort per aquí y estirando fort per allá todos ocupamos nuestra localidad, porque antes de morirnos queremos vivir la vida otro poquito. Otro poquito más. Uno debe hacer las cosas como si fuera la última vez que las pudiera hacer (de "Manual del Espíritu Catracho")

Sí, puristas, que nos colocó todo lo que pudo del Tiramisú de Limón, aunque no nos sabiamos ni una. Mis vecinas de la izquierda y yo, jugando a ver quien la adivina antes, cuando pasaban 5 segundos y nadie hablaba, preguntábamos a las vecinas de la derecha si era del último. Acertamos de pleno, aunque hay que reconocer que ya no somos lo que éramos a la hora de recordar las letras del maestro.

Sí, puristas, maestro. Que tenemos la puñetera costumbre de rajar cuando el maestro ya no cierra los bares o no es el pichichi del equipo. Pero eso es tan feo como rajar contra tu padre porque se hace mayor.

Bueno, y entretanto hubo un concierto, que arranco con el Tiramisú de Limon (pense que igual hacia como Los Secretos - en pie!! - y solo tocaba un par del nuevo y pidiendo disculpas al público, pero no) y mantuvo un empate técnico entre viejas y nuevas durante medio partido. Despues, quizas viendo que la gente se iba demasiado a por otra cerveza y otro bocata echó mano de las que nunca fallan, como las vecinas.

Seguro que en algun sitio veis el repertorio. A mi me hicieron especial ilusión las Medias Negras ("Puedes volver a robarme, pero tendrás que besarme"), Aves de Paso ("A las flores de un día") y un inesperado Peces de Ciudad ("Y en el coro de Babel desafina el Espanyol"). El momento grande es siempre Calle Melancolía y aprovechó eso de los amigos para marcarse un duo con Serrat y un trio con Estopa... Y que viva el Área Metropolitana!!!. Descanso por medio, habituales ya en sus conciertos con la oportunidad para los secundarios, como el eterno Pancho, al que ya también se le notan los veranos como a todos.

Y te pasa volando, y llegan los bises, de los que al menos acertamos un par. Y nos sorprendió con el "pastillas para no soñar", esperando quizás que viva esos 100 años de los que reniega, para que, dentro de 40 años nos veamos otra vez (también).



 

1 comentario:

ojalancia dijo...

Un genio con todas las letras, y un referente para cualquiera que escriba (con música o sin ella).