25 septiembre 2009

Casualidades

Aunque pueda rozar lo paranoico, no me puedo estar de seguir con aquella frase que aprendí leyendo la página de un peregrino predecesor, y que decía lo de "Las casualidades no existen", frase que nunca me he preocupado de saber como termina.

Casi que mejor, porque añadido a todas las que hemos vivido de blanquiazul, las casualidades nos llevan a escribir de nuevo sobre el Espanyol y su "força del sentiment"

La tragedia de Jarque, al nunca olvidaremos, por las circunstancias en las que murió: capitán de un Espanyol que recién inaugura un campo tras escapar una vez más a base de magia y sentiment de un nuevo abismo en segunda, futuro padre, referencia y sustituto natural de la leyenda Tamudo si 12.000.000€ o Pareja no se pusieran en medio. (Vaya par de centrales baratos!!)... y un gran tipo del que se conocían pocas (yo ninguna) idas de olla. Que a uno lo expulsen en el Camp Nou por dar viajes no cuenta... Yo soy de los que le pondría su nombre al campo, porque nunca tendremos un jugador así al que recordar. Le tocaba a Tamudo, pero esto es lo que hay, por desgracia.

El miercoles pasado, Espanyol-Malaga: segundo partido en casa, 0-1 en la primera parte, y el efecto campo y algún otro efecto en la cabeza de Ben Sahar e Ivan Alonso remontan el partido. Primer partido de Liga ganado en el Dani Jarque. Y a esa hora, en la Clínica Teknon de Barcelona, nace Martina Jarque, la hija que esperaba. ¿Casualidades?

Hace algo más de 2 años, esta foto dio media vuelta a Europa.


Meses despues, como regalo de boda, mis casi recien estrenados compañeros de trabajo me regalaron dos cosas muy personales para lo poco que me conocían: una botella de tequila, que guardo en el coche por si algún día la ocasión en el trabajo lo merece, y un cuadro con una foto: ésta que veis pero con un cambio photoshop, mi cara con una camiseta del barça ocupando el lugar de uno de los jugadores. Os podeis imaginar, a la vista de este post, de cual de ellos se trata. Esa fotose colgó y allí se quedará colgada. ¿Casualidades?



A veces puede que te esten mandando mensajes y tu frecuencia de recepción no los sintoniza, o puede que sean casualidades...





Y mensajes hay más, como el de Michel Pineda metiendo el gol que nos envió a Segunda, pero son de historias que igual se cuentan en otra ocasión.

1 comentario:

ojalancia dijo...

Efectivamente. Las casualidades no existen. Las causalidades, sí.