18 octubre 2005

Entre el Gallego y el Tijuana


Si tuvieramos que destacar dentro algunos lugares míticos de la geografía barcelonesa, existía una parada obligatoria en un local de cuyo nombre no creo acordarme, pero que era conocido como El Indio, nombre procedente de ese combinado que años atrás descubrimos en este local.

Uno de los camareros de allí nos habló sobre las excelencias de esa combinación de tequila, kiwi y grosella que puestos en un orden concreto y sorbidos a la velocidad del caracol ha representado algo más que una bebida combinada: tantos y tantos deportistas o sucedáneos pasados por allí, camino a seguir tras el gallego (La Campana) y el vecino Tijuana durante muchas cenas a lo largo del pasado siglo.

Últimamente lo teniamos un poco abandonado, pero tampoco era necesaria la demolición especulativa del edificio... Como ayer comentó más de uno: "Esperamos el Indio2 en el nuevo bloque de pisos que seguro van a construir". Otro inversión inmobiliaria en esa calle que se añade a los bloques construidos delante del Tijuana.



2 comentarios:

Atticus dijo...

Epitafio

Lo descubrí hace unos años,
Tequila, kiwi, grosella,
Combinación tan bella
Que te hacía ir al baño.

Tierra, a un hijo tuyo han Borrado de tu faz.
No llores, al contrario, Brinda con un indio.
Descanse en paz,
y tú también, hígado mío.

Charlie dijo...

Arriba suscribe el Arcipreste de Alcoholita?