21 febrero 2011

Twocats. Ten Years After

Va por delante que esto es una (otra) opinion subjetiva, que para esto es un blog y no la columna de opinión de La Vanguardia.

Aclarado esto, el resto es ponerse en modo solo lectura, de seguidor (que se considera) veterano, inexperto e indocumentado en el asunto técnico, perjudicado en el asunto sensorial, escéptico en el asunto mediático, y familiar en el asunto de la entrañabilidad.

Ya no es habitual actualmente celebrar 10 años de nada, y el fin de semana dio para mostrar casos de ambos. Por fortuna, este partido (vaya fin de semana tambien al respecto) sí que se ganó.

Twocats cumple años, y desde ese punto de vista, "chapeau": un 10 a poner también a la fiesta, que se montaron ellos mismos (los que más se lo merecen en el fondo y en la forma) para su numerosa troupe de seguidores, capaces de llenar un Auditori con casi 2.000 personas, entregadas de entrada en un gran mayoría del aforo.

Arrancan serios y profesionales, con una primera parte de concierto mostrando su actualidad: combinación de música y voces, desproporcionada para mi gusto, pero al cual contentan con el "Irish Blessing", y adaptación de clásicos, del que está naciendo una nueva estrella: el "(Wo)Man in the mirror". Por los territorios de la Peña EME (ya no se si seguir hablando de Peña debido a la drástica reducción de sus miembros) dificultad con el sonido. Pero tranquis que no había nadie que se pudiera quejar de lo mismo ni por detras ni por los lados... Times are changing, diría el maestro, y Twocats evoluciona hacia las coreografías, los solos instrumentales, los voces como un instrumento más de la banda, o las expresiones artísticas.

Y tras el descanso, la parte más festiva y entrañable: temas clásicos del grupo (volvimos a escuchar el Storm is Passing Over, SIPO para la peña EME y revival de los Pi Times, aderezados por sorpresas en forma de velas, de regalos a los veteranos de la banda, de twocadets cantando con el desparpajo de sus progenitores, y de clásicas y curiosas aportaciones de clásicos miembros de la clásica formación. SIPO aparte, U2 y Rosana (solista y coros la bordan 5 años despues) son mi debilidad personal.

Volvieron al escenario muchos veteranos, enfundados en los vestuarios de la época, ya diferentes al nuevo diseño actual, y diferente al primero con el que les vi actuar... Un toque de nostalgia añadida, de esos conciertos gratuitos, solidarios, a pelo, en los que la cercanía y la dire vigilando que dieras palmas te hacía parecer uno de ellos, y, a los que en el fondo, muchos tenemos mucho que agradecer.

¿Y el futuro? Ahí estaremos mientras toque, con 20, 200 o 2.000 delante, siempre atentos hacia donde van y por dónde pueden salir. Eso sí, que nunca se olviden de dónde vienen. Mi teoria sobre cumplir años es que se cumplen por matemática, pero pasan y se notan por puntos de inflexión. Vamos a ver hacia dónde y como bota el balón que ayer volvió a subir hacia arriba.

Y ciertamente, entre los muchos otros agradecimientos a incorporar a ese grupo, está el de librarme de una excursión a Pamplona que hubiera lamentado más que agradecido, al menos en un principio, y a vista de los resultados.

¿Y qué decir del crítico que indignado me acusa
de jugar demasiado a la ruleta rusa?
Si no hubiera arriesgado tal vez me acusaría
De quedarme colgado en calle Melancolía

2 comentarios:

ojalancia dijo...

Lo que yo tengo es mucha envidia por no haber podido cantar nunca el "Irish Blessing".

Jucasel, gracias por mantener viva la llama de la peña EME. No lo dejes, prometo volver...

JuanAntonio dijo...

Felicidades, 2cats!!!!
Qué son diez añitos para un coro gospel en que cantarán los hijos de los hijos de los actuales integrantes e integrantas????
Espero que lo hayáis grabado, espero poderlo escuchar.
Estupenda crónica,Jucasel, sólo superada por la de Homeless...